Retour au format normal


Juventud de Europa y del Mediterraneo : mismos problemas ! mismos combates ?

3 mars 2011

CET ARTICLE EN FRANCAIS : CLIQUER ICI

Algunos activistas subrayan la hipocresía de las democracias occidentales que apoyaron a Moubarak y a otros dictadores árabes durante unas decenas de años (a). Claro que tienen razón, este hipocresía es irritante, pero ¿podíamos esperar otra cosa ? De hecho la ayuda de cualquier país, industrializado o no, en favor de otro país nunca esta desinteresada : cada nación elige sus prioridades geo-estratégicas, no importe cuales sean los retos de otras naciones. La dominación neo-colonial se mantiene en África del norte y Medio-Oriente por el petróleo. La guerra de Irak se juega sólo por el control de los recursos naturales de la región. Por tanto, el imperialismo occidental no está la causa primera de las dictaduras arabes. Además, muchos de los problemás de la juventud del Mediterraneo son similares a aquellos de la juventud europea. Tenemos que hacernos tres preguntas :

1. ¿ Las dictaduras en los países árabes suben al poder gracias a la influencia de las naciones imperialistas, o son el resultado de un fenómeno endógeno ?

2. En lugar de imperialismo, ¿ estamos frente a una colusión entre las elites de los países árabes y de las naciones occidentales ?

3. ¿ La discriminación de la juventud es la misma en los países árabes y en Europa, con varios grados de intensidad ?

¿ Las dictaduras árabes, un fenómeno endógeno ?

Fue probado que durante el siglo XX, el imperialismo estadounidense impulsó la subida de gobiernos autoritarios en América latina para construir una muralla contra el comunismo, así como lo hizon más tarde con las dictaduras árabes contra el islamismo. Sin embargo, desde hace un cuarto de siglo, algunos intelectuales propusieron reconocer la naturaleza endógena de los golpes en la región, frecuentemente impulsados o apoyados por el ejército. Para el historiador mexicano Enrique Krauze, las causas del autoritarismo son primero internas : « el militarismo, el marxismo revolucionario, el caudillismo populista y la economía controlada por el estado ». Todos estos elementos están presentes en los países árabes, excepto el marxismo.

¿ Una colusión de los elites árabes y occidentales ?

Como lo mostraron los sociólogos Fernando Enrique Cardoso y Enzo Faletto(b) hace medio siglo, la dominación neo-colonial de los países occidentales y la situación de dependencia de los países no-occidentales no hubiese podido occurir sin una colusión entre las élites y la oligarquía local por una parte, y los dirigentes y los elites de los países del centro por otra parte. La dominación neo-colonial se debilita cuando las poblaciones logran acabar con los gobiernos corruptos, y eligir un gobierno a través de un proceso democrático, el cual tendrá como meta el bienestar de los ciudadanos. Solo los ciudadanos lo pueden lograr, porque la solidaridad entre países existe solo si no está en contra de la prioridad dada a los intereses nacionales.

¿Una juventud discriminada en los países del norte así comó en los países arabes ?

La juventud de los países árabes, que nació bajo un régimen de dictadura y que en varios países representa más del 50 % de la población total, implulsó el cambio político.

Pero podemos preguntarnos si las dificultades de este juventud son idénticas o diferentes de las de los jóvenes del norte. Por ejemplo en Francia, el desempleo de los jóvenes entre 16 y 24 años de edad alcanza más del 20 %. Sobrepasa el 40 % entre aquellos cuyos origines son migratorios. Los graduados de la universidad difícilmente logran conseguir un empleo. De ser empleados su labor es mal retribuida y con frecuencia a través de sucesión de períodos de práctica poco o mal pagados, o por contratos de trabajo a duración fija. Usualmente, los jóvenes empresarios, investigadores, académicos encuentran las oportunidades que merecen sus talentos a fuera del país.

Por suerte en Europa, no vivimos bajo un régimen dictatorial, pero tenemos dirigentes políticos que están en una campaña electoral permanente, eso es una denegación de la democracia. Otro ejemplo, la edad media entre los eligidos a la asamblea nacional francesa es más de 60 años. Esto significa que no se preocupan mucho por los problemas de la juventud. Los moviementos sociales del año pasado fueran necesarios para que los asambleistas renunciaran a un sistema de jubilación que era muy favorable para ellos. La representación democrática ahora es un verdadera profesión que proporciona poder y dinero. Para mantenerse en el poder, los dirigentes políticos franceses usan un sistema de corrupción legal : exenciones fiscales, subsidios, compensaciones, etc. Son numerosos los beneficiarios, pero las mejores partes del pastel quedan en las manos de las élites. Todo esto hace huir las inversiones productivas, desaparecer los empleos, poner en un círculo vicioso los trabajadores, los creadores, los empresarios, la juventud, cuyas perspectivas de porvenir se cierran, y al final, arruinan el país con una montaña de deuda que alcanza hoy más de 1,6 millones de millones de euros.

Entonces para apoyar a los movimientos sociales en los países árabes, es más eficiente participar de los movimientos similares que existen en los países del norte. El reto es exigir de los gobernios europeos que den prioridad a la integración social y económica de la juventud, lo que condiciona el progreso social y económico de todos, jóvenes o viejos, asalariados o funcionarios, empresarios o creadores.

¿ Como actuar ?

Organizar o participar en manifestaciones o huelgas fue eficiente en Túnez y Egipto. En Europa los movimientos ahora juntan solo una minoría de la juventud sobre reivindicaciones políticas. Pero esto es solo el principio, y el combate es de larga duración. En Europa, los movimientos tienen que estructurarse e integrarse al proceso democrático de los países occidentales. Es lo que el « Nuevo Partido Anticapitalista » quiso hacer en Francia, pero se fue al fracaso por su radicalismo ideológico. Los movimientos no deben apartarse de la gente en una capella oscura, sino abrirse a todos para lograr a unos cambios efectivos en la representación democrática, y luego lograr a resultados para toda la gente.

Enrique Krauze analizó los movimientos sociales mexicanos de 1968 después del masacre de la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco (c) : « rebelarse para conseguir la libertad es un reto, pero construir un modo democrático de gobierno es otro reto. El movimiento de 1968 en México fue festivo, irracional, generoso, romántico, expansivo, argumentativo, destructivo, irreverente y maniqueo en su visión de la realidad. No puso atención a los argumentos complejos, a las umbras de la vida real. Al contrario, rechazó completamente el orden establecido. Quería todo o nada. No consiguó concebir un proyecto constructivo de transición política para sus propios activistas y para México. Fue un movimiento alérgico a la prudencia, a la tolerancia, al autocrítica, a la negociación, a la racionalidad. Jamás por ejemplo propuso la creación de un nuevo partido político que hubiera podido ser formado en este momento ». Todos los movimientos de 1968 fracasaron a cambiar los dirigentes políticos : el movimiento mexicano, la primavera de Checoslovaquia, el mayo 1968 frances, etc.

En los países árabes así como el los países occidentales, es el momento de hacer que vuelven a un proceso democrático constitucional todos los que fueron excluidos por los gobiernos autoritarios, y todos los que se excluyeron por sí mismo después de que perdieron toda confianza en la representación política extraviada de sus países. El reto es cambiar la políticos y cambiar los políticos.

(a) http://decolonial-studies.blogspot.com/2011/02/la-caida-de-mubarak-y-la-bancarrota-de.html

(b) FH Cardoso & E. Faletto, Dependencia y Desarrollo en América Latina, México, Siglo XXI, 1969

(c) http://www.dissentmagazine.org/article/ ?article=1153

P.S. [Gracias a Julia Suarez por su lectura crítica de este articulo]